Dharana y el Yoga

El verdadero Raja Yoga empieza en la concentración, y ésta se basa en la meditación. La concentración es lo primero y principal que el Sádhaka, o aspirante, debe adquirir en el sendero espiritual.

La concentración, o Dharana, consiste en centrar la mente en un único pensamiento.

Durante la concentración, los diversos pensamientos en la mente son reunidos y enfocados hacia el objeto de la concentración. De esta manera se tranquiliza la mente. Una sola idea ocupa toda la mente y las energías mentales se unifican en esa idea única. Los sentidos se calman. Cuando hay una concentración profunda no existe consciencia del cuerpo ni de cuanto le rodea.

Todo el mundo posee una cierta habilidad para concentrarse. Pero para la evolución personal debe desarrollarse la concentración hasta un grado muy elevado.

Para el principiante, la práctica de la concentración resulta, al principio, cansada y desalentadora. Necesita abrir nuevas capas de la mente y del cerebro. Pero tras unos meses de práctica, desarrollará un gran interés en la concentración y disfrutará de un nuevo tipo de felicidad: la dicha de la concentración, o Ananda. Con el tiempo, podría llegar a inquietarse si deja de sentir ese nuevo tipo de felicidad incluso por un solo día.

El punto más importante de la concentración es atraer la mente hacia el mismo objeto una y otra vez. Y así llegará el momento en el que la mente se enfoque en un solo punto teniendo como fruto del Sádhana, o práctica constante y firme. La felicidad que se siente entonces es indescriptible.

Doctrinas del Yoga

Los textos que establecen las bases del yoga son la Bhagavad-guitá, los Yoga-sutras (de Patanyali), el Gueranda-samjitá, el Yoga-darshana-upanishad y el Jatha-yoga-pradípika.

Según las doctrinas hindúes en las que se asienta el yoga, el ser humano es un alma (atman) encerrada en un cuerpo (rupa). El cuerpo tiene varias partes: el cuerpo físico (deja o sharira), la mente (mana), la inteligencia (gña) y el ego falso (ajankara).

Para vivir plenamente en armonía, es necesario satisfacer la necesidad física (salud y actividad), la necesidad psicológica (conocimiento y poder) y la necesidad espiritual (felicidad y paz). El yoga abarca todos los aspectos del ser de una persona enseña al individuo a evolucionar mediante el desarrollo de la autodisciplina. El yoga se define como la restricción de las emociones, que son vistas como meras fluctuaciones (vritti) de la mente.

El yoga ofrece los medios para comprender el funcionamiento de la mente, algunas personas opinan que el yoga no estudia nada, no solo se trata de un esfuerzo intelectual sino de una experiencia mística, que ayuda a tranquilizar a la mente, conduciendo a un imperturbable estado de silencio mental. Los vaisnavas (adoradores de Visnú) niegan este concepto, y dicen que la mente no se puede silenciar, al contraio, se la debe ocupar en actividades espirituales, que satisfagan la ansiedad de la misma y la purificarían de los deseos materiales.

El yoga es el arte y la ciencia de la disciplina mental. No es una ciencia en el sentido estricto. Los hindúes utilizan este concepto porque saben que en sentido racionalista la ciencia está bien conceptuada.

Evolución del Yoga

Desde sus inicios, la influencia del Yoga ha sido constante en toda Asia, generando así un Yoga budista, hindú, chino, tibetano, etc., y a través de los descubrimientos realizados por los yoguis, se han sistematizado en los diferentes métodos de yoga tradicionales (Ashtanga Yoga, Hatha Yoga, Kundalini Yoga, Mantra Yoga, etc.).

El yoga practicado en Occidente tiene su origen en el denominado “Ashtanga Yoga”, creado por Sriman Krishnamachaya, su hijo y discípulos introdujeron el movimiento en Occidente en los años 60. Dos maestros del yoga fueron muy influyentes en la historia de occidente: B.K.S. Iyengar y Krishna Pattabhi Jois. Pattabhi Jois enseñó en su escuela de Mysore, en la India meridional, una adaptación del Ashtanga Yoga. Iyengar perfeccionó un yoga que se enfoca en el ejercicio muscular y en la flexibilidad, el “Hatha yoga”, cuyo objetivo es la relajación total. A través de ciertas posturas, esta práctica intenta reencauzar a Prana (energía) a través de sus naturales conductos dentro del cuerpo sutil, para que circule libre y equilibradamente. Este Yoga utiliza al cuerpo como instrumento de bienestar y perfeccionamiento.

Hatha Yoga ha adquirido gran difusión a partir de la pérdida de la salud física y mental y el espíritu pragmático del hombre occidental, quien está lleno de ansiedad y estrés por la vida moderna.

Se divide en 6 categorías:
•    Proto Yoga: Conocido también como Yoga Védico o Yoga Arcaico, son elementos del Yoga encontrados en los cuatro Vedas.
•    Yoga Pre-Clásico: Se sitúa entre el 1.500 A.C. y el 500 A.C., cuándo la práctica del Yoga era una forma de misticismo sacrificial, con base en la internalización del ritual brahmánico. Fue el desarrollo de una tecnología contemplativa que abarcó los conceptos del proto yoga y las prácticas fundamentadas en la metafísica vedántica del no-dualismo.
•    Yoga Épico: Es la etapa que va del 500 a.C. al 200 d.C., en esta época se produjo una proliferación de escuelas y doctrinas, en su mayoría, no-dualistas, consideradas como pertenecientes a la etapa anterior.
•    Yoga Clásico: Yoga-Darshana o Yoga de Patanjali, esta doctrina se estableció en el 200 d.C. por los Yogasutras de Patanjali. Se desarrolló por un alejamiento de la base metafísica vedántica no dualista y de una estricta interpretación dualista de la realidad.
•    Yoga Post-Clásico: Se extendió desde el 200 d.C. hasta el 1.900 d.C, son enseñanzas yóguicas posteriores al Yoga clásico, que retornaron a las enseñanzas no-dualistas del Yoga Pre-Clásico, pero ignorando gran parte de su filosofía no-dualista, aunque utilizaron el camino de ocho pasos y sus definiciones. Esta etapa se corresponde con las escrituras del Tantrismo y el Hatha Yoga.
•    Yoga Moderno: o Yoga Integral con numerosas escuelas occidentales de Hatha Yoga, desarrolladas a partir del 1.900 d.C.

El yoga, hace referencia a disciplina física y mental que tiene origen en la India, y se asocia con prácticas de meditación, hinduismo, budismo y jainismo.

Practicantes del Yoga confirman que esta disciplina ayuda a:
•    la unión del alma individual con Dios, para quienes siguen la religión.
•    la percepción de que el yo es espiritual y no material, para quienes son espiritualistas.
•    el bienestar físico y mental, para quienes son racionalistas.

Tipos de yoga básicos:
•    raja yoga (conocido como Ashtanga Yoga)
•    ñana yoga
•    karma yoga

Raya yoga
El raya yoga (rashá=”rey”), comúnmente se identifica con el ashtanga yoga descrito por Patañjali.

Ñana yoga
(añana=“conocimiento”) se aplica tanto en contextos sagrados como laicos. Relacionado con el término «yoga», se refiere al aprendizaje o conocimiento conceptual y a la más elevada sabiduría, visión intuitiva o gnosis, digamos, una especie de conocimiento liberador o intuición.

Karma yoga
“Yoga de la acción” o “yoga del servicio” es la dedicación completa a actividades, palabras y la mente a Dios. El karma yoga no es una actividad dedicada al bien, según el hinduismo, las buenas obras o “buen karma” no llevan a Dios, sino a una reencarnación con mejores condiciones de vida, mientras que “el mal karma” lleva a una reencarnación con peores condiciones de vida. El karma yoga no produce reacciones materiales, sino que libera al alma y le permite, en el momento de la muerte, volver con Dios.

Historia del Yoga

El origen del Yoga se remonta a la prueba arqueológica más antigua, aproximadamente del año 3,000 antes de Cristo, y son sellos de piedras con figuras de posturas yóguicas de las civilizaciones de los Valles Indios y Saraswati.

Las escrituras hindúes son de las más antiguas del mundo y en ellas se hace referencia al Yoga. La cultura hindú y en general todo su acervo religioso-filosófico tiene origen en los Vedas, textos sagrados que provienen del sánscrito, los cuales constituyen todo un acopio de sabiduría en el conocimiento del ser humano a nivel físico, metafísico y espiritual.

En occidente la parte más conocida de los Vedas son los Upanisads, tratados y poemas filosóficos y místicos que exploran la naturaleza del alma humana. Es en los Upanisads, la última parte de los vedas, (1500 antes de Cristo) donde se encuentra la base de las enseñanzas yóguicas. Surge la filosofía vedanta sobre la realidad o conciencia absoluta.

Los Yoga Sutras son la base del Raja Yoga. El Yoga de Patanjali no es más que un yoga pero existen otros. Constituye lo que podríamos llamar el yoga clásico, sistemático: un preciso conjunto de reglas prácticas y de realizaciones muy circunscritas a los principios metafísicos del Samkhya.

Con el paso del tiempo, varios autores han comentado los Yoga Sutras de Patanjali, en los que se clasifican los 8 pasos progresivos (ashtanga yoga) hacia la realización personal, y Raja Yoga, el más desarrollado en occidente que es el ashtanga yoga.

Los 8 Pilares del Yoga

Practicar Yoga, no sólo es una actividad física, es toda una filosofía de vida para alcanzar la pureza y la verdad. Para llegar a este estado, necesitamos abrir y liberar nuestra mente y espíritu de todos los obstáculos. El Yoga nos ofrece 8 pilares para ayudarnos a vencerlos, estos son:

1. YAMA:   es la actitud que tenemos frente a lo que nos rodea o la relación que tenemos con los demás.

2. NIYAMA: es la actitud que tenemos para con nosotros mismos o autocontrol.

3. ASANA: se refiere a la práctica de las posturas de yoga para acondicionar el cuerpo como ejercicio físico.

4. PRANAYAMAS: es la práctica de ejercicios de respiración.

5. PRATYAHARA: se refiere a la abstracción de los sentidos.

6. DHARANA: es la capacidad de concentrarnos.

7. DHYANA: es la capacidad de desarrollar interacciones con lo que intentamos comprender o mejor definido como la meditación.

8. SAMADHI: se refiere al estado de plena conciencia o comprensión del propio ser. Llegar a este estado de concentración absorta conduce a un nuevo estado de éxtasis: el estado despierto o de liberación.

Estos 8 pilares que describimos, deben estar presentes en todas las prácticas de yoga.

Es importante mencionar que la práctica de yoga no ataca a ninguna filosofía o religión, se le puede considerar coma una ideología para moderar tu vida.

Frases de Yoga

“Nunca, por amor a la paz y a la tranquilidad, repudies tu propia experiencia o tus convicciones”.
- Dag Hammarskjöld

“Un hombre no trata de verse en el agua que corre, sino en el agua tranquila, porque solamente lo que en sí es tranquilo puede dar tranquilidad a otros”.
- Confucio

“Lo que hoy somos es resultado de lo que ayer pensamos, y nuestros actuales pensamientos forjan nuestra vida futura”.
- Buda

“Ni tu peor enemigo puede hacerte tanto daño como tus propios pensamientos”.
- Buda

“En realidad el Yoga es una ciencia espiritual, que nos lleva al equilibrio entre materia y espíritu”.
- Sadânanda

“Nuestras buenas y malas acciones nos siguen casi como una sombra”.
- Buda

“El perfume de las flores no va contra el viento, ni el del sándalo ni el de la rosa o el jazmín. Sin embargo, el perfume del hombre virtuoso se extiende por todas partes y en todas direcciones”.
- Dhammapada.

"Aceptar y dejar ir significa dejar de pelear con la vida, aceptando a las personas, las situaciones, las circunstancias y los hechos tal como se dan".
- Alberto Merlano

“Vivir en armonía con el universo es vivir lleno de alegría, amor y abundancia”.
- Shakti Gawain

“Siento que la armonía se basa en un sentido auténtico de la hermandad”.
- Dalai Lama

“Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado; está fundado en nuestros pensamientos y está hecho de nuestros pensamientos”.
- Buda

"La vida solo se puede entender mirando hacia atrás, pero solo se puede vivir mirando hacia adelante".
- Soren Kierkegaard

"Solo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada, uno se llama ayer y otro mañana, por lo tanto HOY es el día ideal para amar, creer, hacer y principalmente VIVIR".
- Dalai Lama

“La reflexión es el camino hacia la inmortalidad”.
- Buda

“Si en medio de las adversidades persevera el corazón con serenidad, con gozo y con paz, esto es amor”.
- Santa Teresa de Jesús

"Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa".
- Proverbio Chino

"La vida siempre espera situaciones críticas para mostrar su lado brillante".
- Paulo Coelho

“Uno de los principios de la meditación y del camino espiritual es que si tú estás en contacto con lo que eres de verdad, estás en paz”.
- Juan Manzanera

“Quien logra bienestar y claridad en el cuerpo y en la mente, de algún modo lo refleja en sus palabras, en sus gestos, en sus acciones o con su sencilla y tranquila presencia”.
- Joaquín G. Weil

“El Yoga es una ciencia de la trasformación y del desarrollo del potencial humano”.
- Swami Digambarananda Saraswati

"Si eres paciente en un momento de ira, escaparás a cien días de tristeza."
- Proverbio Chino

"Cuando menos lo esperamos, la vida nos coloca delante un desafío que pone a prueba nuestro coraje y nuestra voluntad de cambio".
- Paulo Coelho

"Tener buenos amigos duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad".
- Francis Bacon

“La noche más oscura es a menudo el puente a la más brillante mañana”.
- Jonathan Lookwood

“El Yoga de hecho es una ciencia en la cual tú trabajas contigo mismo. Si tú no quieres trabajar para ti y no quieres medir tu energía, para saber dónde está el bloqueo, está bien. No es para todos”.
- Yogi Bhajan

"Encontrarás paz interna sólo si escuchas a tu corazón".
- George Michael

"El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene".
- Ralph Emerson

“Practiquen la meditación, es algo fundamental. Una vez que se disfruta, ya no se puede abandonar, y los beneficios son inmediatos”.
- Dalai Lama